La conservación de los medicamentos es uno de los aspectos que más descuidamos. Se trata de un tema poco valorado sobre el que no se ha educado a la población.

La importancia de una buena conservación es mucha. Los estudios de estabilidad sobre medicamentos se realizan a una temperatura de 25º C y una humedad relativa del 60%. Es conveniente conservar los medicamentos en estas condiciones, que son las que se estiman como promedio de toda España. Ahora bien, ¿en todos los prospectos viene cómo se deben conservar los fármacos?

Cosas que SI deben hacer: · Leer las indicaciones respecto a su conservación. · Leer la fecha de caducidad. · Nunca sacar los medicamentos del envase original. · No perder el prospecto. · En general, nunca fraccionar, trocear o partir un medicamento si no se lo ha indicado expresamente su médico o farmacéutico. · Tomar con agua significa tomar con un vaso entero de agua, porque puede ocurrir que restos del medicamento queden en la garganta o el esófago y pueden irritarlo. · Nunca tomar medicamentos caducados. Tres costumbres a eliminar:

Meter en la nevera los medicamentos, si el prospecto no especifica que deben conservarse en la nevera. Sobre todo, no hacerlo con jarabes y medicamentos líquidos, porque el frío puede alterar su composición. Es mejor guardarlos en un armario.

Guardar los medicamentos en el cuarto de baño. La humedad afecta mucho a los medicamentos. La estabilidad del medicamento está estudiada al 60% de humedad y cuando nos duchamos la humedad llega al 90 o 100% (todos hemos visto las gotas de agua en el espejo). Hay que desterrar la idea del botiquín en el cuarto de baño.

Sacar el medicamento de su envase original hasta el momento de tomarlo. Entre las personas mayores, sobre todo las que toman muchos medicamentos, es muy frecuente la manía de sacarlos de sus envases y ponerlos en otros frasquitos todos juntos porque así son más cómodos. El medicamento sólo mantiene íntegras sus propiedades en el envase en el que viene.